Nuestra Gente / 30 de septiembre de 2023

Cuando la vocación docente va más allá del pizarrón

La profesora Angely Escobar se ha hecho muy popular por ponerle ritmo y alegría a las clases que dicta en la Institución Educativa Técnico en el municipio de Malambo.

Miguel Utria

La singular forma de enseñar de la docente Angely Escobar, a ritmo de cumbia y salsa,se han hecho tan virales en redes sociales que han traspasado las fronteras.

Un salón de clases decorado con muchos colores y personajes, música, un ambiente de fiesta, alegría, risas y mucho interés por las clases es lo que se aprecia en el curso de tercer grado de la Institución Educativa Técnico Comercial Alberto Pumarejo, de Malambo, Atlántico.

Es el salón de la seño Angely Escobar, una normalista, licenciada en Educación Artística, de la Universidad del Atlántico,  con posgrado en lúdica de la universidad Libertadores de Bogotá, que ha revolucionado con su método de impartir pedagogía .

La seño Angely, como es conocida, se hizo viral con sus videos en redes sociales en los que aparece en su salón de clases bailando con sus estudiantes al tiempo que les imparte enseñanza.

Los alumnos han venido aplicando el método creado por la ‘seño’ en su pedagogía lúdica.

“Todo el tiempo he enseñado así, mi método siempre lo he apoyado en lo que sé que es la pedagogía y la lúdica, y como en educación artística me incliné por la danza, todo eso lo llevo al aula de clases”, dijo la profesora Escobar en dialogo con este medio.

Precisamente, el hecho de ser docente de artística la llevó a fundar el grupo de danzas de la institución que ha ganado 21 Congos de Oro en el Carnaval de Barranquilla y ha logrado tres reyes momo del carnaval de los niños salidos de dichos grupos de danza, con el que ha viajado por diferentes ciudades del país.

La profesora Escobar asegura que uno de los mejore vehículo para facilitar el conocimiento en los estudiantes es la música y la danza porque considera que los niños son eso: “música, son cuento, son color, son narración, movimiento y energía”.

“Por eso siempre he plasmado eso en la enseñanza que imparto. Lo que pasa es que como antes no existían las redes sociales, eso no salía a la luz pública y mucho menos se había hecho viral”, manifestó la docente.

«Uno de los objetivos de mi enseñanza es que los alumnos sepan sobre los ritmos musicales de Colombia, en especial del Caribe, y quiénes son sus autores«.

A sus alumnos los tiene desde primer grado, y los considera un grupo atípico porque ella los recibió después de la cuarentena decretada por la pandemia por covid 19.

“Son niños que vinieron demasiado golpeados y traían su alegría bastante sepultada. Por eso tuvimos que intensificar más la música y la danza para aflorar en ellos todo lo que caracteriza a un niño, y me afiancé más en eso. Y como mi objetivo con el grupo de danzas es que ellos conozcan la música de antaño para que no la llamen música de viejo, tomamos esas composiciones llenas de sabor, de letra, de historias, y las adaptamos a las pausas activas y las clases de narración en el área de Español, Sociales o Naturales”.

Asegura que tenemos una realidad con los niños en el sentido que ya a ellos no se motivan con los cuentos clásicos como Caperucita y el lobo feroz, Rapunzel o Blanca Nieves, sino con cosas en las que sus emociones puedan removerse.

El método de la profesora Angely ha sido un éxito, no solo por lo viral que se volvieron sus videos sino por lo resultados los procesos pedagógicos aplicados en el aula de clases. “Yo siempre he sabido que es un éxito, pero ahora que la gente lo conoce por las redes sociales, se han dado cuenta de la importancia que tiene la música y la lúdica en la enseñanza de los niños.

Asegura la docente que nunca se propuso hacer de esta estrategia un elemento de viralidad en las redes sociales y mucho menos buscar fama, sino que lo hizo como cumplimiento de una promesa hecha a sus estudiantes.

En plena clase de geografía, los estudiantes aprenden cómo era Colombia pero bailando y cantando la cumbia ‘Colombia tierra querida’.

“Yo les motivaba diciendo que si hacían bien una dinámica de danza lo iba a mostrar en las redes para que las mamitas y los compañeros del colegio vieran lo lindo que se ven y cómo se divierten en las clases. Y bueno me tocó cumplirles porque ellos me lo pedían”, aseguró la seño Angely.

Para la profesora Angely lo más sorprendente del resultado de haber publicado el primer video es que los comentarios no son locales ni nacionales sino de personas residentes en otros países del mundo, lo que le sirvió de termómetro para mostrar a los otros docentes la importancia de innovar en los métodos de enseñanza tradicionales.

“Yo he quitado, en mi método, esos discursos largos, acartonados, poco animados, muchas veces contaminados con las cargas y problemas que uno trae de la casa o de la calle, y he adaptado mi enseñanza así, con lúdica, y los resultados están a la vista de todos”.

Puso como ejemplo que cuando le toca la clase de narrativa y comprensión, escoge canciones, siempre del folclor colombiano, que contengan historias, para que los muchachos escuchen y luego compartan en clases cuál es la historia, cuáles son los personajes, qué les pasó, cómo se resuelve la historia, etc.

“Paralelo a ello les enseño qué ritmo musical es, quien es el autor de la canción, de qué región del país es ese ritmo, y nos vamos metiendo en el tema de la narración, ellos se divierten y a cada rato los escucho cantando la canción, comparten la historia entre ellos, y así logramos que ellos se enamoren de una canción del folclor colombiano que nació muchísimos años atrás y que de otra manera quizás no hubieran conocido”.

Recuerda que para una clase de geografía, les enseñó cómo era Colombia con el tema ‘Colombia tierra querida’, el cual cantaron, bailaron, y que ella aprovecho para contarles de su ubicación en el mapa, los límites y otras características geográficas mientras hacían la coreografía.

Según la seño Angely en diálogo con otros docentes, a los que les habla de su método, no aceptaron cambiar lo tradicional, entre otras cosas porque consideran que eso es recargarse de trabajo o se consideran no tener la capacidad para ello.

Además de las clases habituales, la profesora Angely combina las jornadas escolares con dinámicas que incluyen premios, con las que motiva a sus estudiantes, hace concursos para premiar a quienes sepan correctamente las tablas de multiplicar, las capitales de los departamentos o países, etc.

Y como es licenciada en danza y rectora de comparsa, el baile es lo que más ha calado en sus estudiantes, quienes se motivan a hacer parte del grupo de danzas del colegio.

“Para innovar no se necesita ser especialista en algo, eso está en nuestro ser, en nuestra cultura, y no te va a costar un peso o gastarás poco. Pero al final cuando uno ve los resultados eso no tiene precio. Esto es más cuestión de vocación que de otra cosa”, sostiene la docente

+ Noticias


Joven se tatuó la bofetada que Will Smith le dio a Chris Rock
“Mi papel de gay lo hago con respeto, es un mensaje de honra”: Raúl Ocampo
Barbie y la fiebre ‘modo rosa’ por la premier de su película
A Álvaro Lemmon ahora le ‘llueve’ el trabajo vía whatsapp