Personaje / 10 de abril de 2021

Daniella Donado en cuerpo y alma

Patricia Escobar

La actriz, presentadora y reina del Carnaval de 2007 ha sorprendido a miles de seguidores con su compromiso diario con la espiritualidad y el rezo del rosario. Ella, que antes enfocaba sus energías en lograr un buen estado físico y un lindo cuerpo, cuenta cómo logra articular estos dos aspectos en su vida.

Daniella con su esposo, Virgilio Torres, y sus hijos Valeria, de 11 años, y Santiago, de 3.

Si el cuerpo humano es el templo que alberga el alma, ¿por qué no cuidar, con el mismo empeño y amor, al uno y al otro? Esa parece ser una ley de vida para la exreina del Carnaval de Barranquilla, actriz y presentadora de televisión Daniella Donado Visbal, a quien desde hace un año hemos venido viéndola en sus redes con una postura muy espiritual, rezando en vivo el rosario y enviando a sus miles de seguidores mensajes bíblicos.

Una de las reinas más populares y queridas de nuestra fiesta y una de las personalidades del Caribe más activa en redes sociales siempre se ha caracterizado por tener una hermosa figura. Su abdomen plano y bien trabajado ha sido siempre foco de atención que compite con su dulce mirada y su hermosa sonrisa.

Daniella siempre se ha mostrado sana. Eso se le nota en su cabellera, en su piel, en su cuerpo. Siempre ha sido fuerte mentalmente, decidida, con propósitos que cumple. Y aunque siempre ha tenido una relación directa con Dios (es creyente y siempre ha ido a celebraciones católicas), en el último año, y a raíz de la pandemia, como ella misma lo dice, esa cercanía con el Creador ha sido más intensa, y comenzó con un retiro de Emaús, una comunidad de laicos cuyo propósito, según lo publicitan, es acercar a hombres y mujeres al Señor.

Ver esta publicación en Instagram

Una publicación compartida por Daniella Donado Visbal (@danidonado)

Ese proceso de crecimiento espiritual coincidió con su ingreso al mundo de los negocios saludables, de la comercialización de alimentos sanos, del impulso a las rutinas de ejercicios y del desarrollo como madre ejemplar de Valeria de 11 años y Santiago de 3 años.

El rezo diario del rosario es para esta bella y joven mujer un “arma de protección” que permite a quiénes lo hacen con fe “descargar sus preocupaciones, conseguir consuelo, estar más cerca de quien de verdad es el protector de los seres humanos.

Ella, que siempre ha conocido del rosario y su poder, lo reza con fe cada día desde hace más o menos un año, después de que se “consagró” a la Virgen en un retiro de Emaús.

“Yo siempre he sido creyente y temerosa de Dios, pero muchas veces, como muchos de nosotros, decía que no tenía tiempo para dedicarle a Él, más de lo que requiere una bendición, o una petición, por ejemplo. Ahora sé que si hay tiempo para todo también hay tiempo para el Señor, para quien nos permite estar aquí y por ello, todos los días tengo un encuentro con El especialmente con el rezo de rosario. Y me he sentido muy bien”, dice.

Esa faceta no “pelea” con la otra más conocida de ella como es la de una mujer que se preocupa por estar sana, por conservar una buena figura, por estar hermosa.

En el Santuario de la Virgen del Morro.

“Trabajar el alma y trabajar el cuerpo no se anteponen, ambas cosas: rezar y hacer ejercicio, se hacen por estar sanos del alma y del físico”, asegura quien tiene en Instagram más de un millón de seguidores, “y ellos escogen los contenidos físicos o espirituales, o como yo, ambos”, dice y suelta una de sus características carcajadas que la muestran como una mujer auténtica, espontánea y de gran corazón.

Buscar un cuerpo sano también llevo a Daniella en esta pandemia a realizar uno de sus sueños: tener un negocio propio donde ofrece comida, alimentos, productos alimenticios sanos, naturales, bajo la marca ‘Sésamo y Linaza’, que ha crecido con éxito y va a otro nivel con la apertura de un restaurante en este año.

Casada con el empresario Virgilio Torres, al que considera como la persona “que ha sacado lo mejor de mí y ha sido el motor de todos mis éxitos”, la mujer que conquistó a Barranquilla y el país con su sonrisa y su talento para el baile en 2007, cuando presidió el Carnaval, considera que está atravesando por un momento muy hermoso, equilibrado donde lo espiritual es muy importante.

“Todos mis días y todas mis acciones las pongo en manos de Dios y trabajo duro para que su ayuda sea efectiva. Abro los ojos y doy gracias por el nuevo día, por la salud, por la familia. Después organizo a mi hija para sus clases en virtualidad y acompaño a mi hijo en sus actividades en casa. En la mañana también hago mi rutina de ejercicios y me pongo al frente de las actividades de ‘Sésamo y Linaza’. Junto a Virgilio seguimos soñando y trabajando en nuevos proyectos, en sueños en común”, dice.

Sus energías están concentradas en sus emprendimientos nacidos en pandemia. Su trabajo seguirá siendo enfocado en que cada ser humano cuide con amor su cuerpo y su espíritu. Su alegría y buenos momentos tendrán como centro a su esposo y sus hijos.

+ Noticias


“Llevar una vida sana sí es posible”: Ivette Cure
Miss Venezuela o ¿Miss pandemia?
Prendas de inversión
Raimundo Angulo se salvó “de milagro”, dice su sobrino