Personaje / 31 de octubre de 2020

Diego Guarnizo, el diseñador que exalta las artesanías a través de la moda

Diego Guarnizo ha recorrido casi todas las regiones de Colombia para conocer los oficios ancestrales y manuales de los artesanos.

Zoraida Noriega

Según este tolimense, también director de arte de grandes producciones de la Tv , en buena parte de la historia de nuestro país están las tradiciones colombianas del trabajo que realizan los artesanos.

La de Diego Guarnizo es tan inspiradora, como cualquier bionovela de la televisión colombiana que cuenta la historia de algunos momentos de la vida de un personaje que se superó con el tiempo. Este tolimense nacido en el municipio Villarrica, primero fue mensajero del fondo de empleados de una cadena de supermercados, gracias a este trabajo estudió publicidad; más tarde se involucró en el mundo de la Tv como asistente de vestuario de los extras hasta asumir la dirección de arte de telenovelas en el que ya lleva 35 años, y hoy, como diseñador de modas tiene su propia marca. Ha sido tal su éxito, que el 12 de noviembre abrirá su primera tienda de ropa en Bogotá.

De los artesanos se aferra a sus historias y cómo logran un trabajo tan magistral .

Siempre ha tenido una gran fijación por las artesanías de Colombia. Han sido su fuente de inspiración hasta para la estampación de las telas. Todo, para “contribuir con mi trabajo a exaltar el arte manual. Rescatar, a través del diseño de modas, esa genialidad propia de las regiones, hacer que se respeten, transmitan y se hereden como la riqueza cultural que constituyen esos oficios ancestrales para la industria de la moda”. 

En plena labor en su taller en Bogotá.

La marca Diego Guarnizo Moda nació cuando hizo alianza con la diseñadora antioqueña María Luisa Ortiz con el proyecto Soy, que tuvo como fin mostrar sobre todo a los nuevos talentos y a la academia, que inspirándose en las artesanías y en las raíces de nuestra cultura se podía crear moda.

El actor Luis Gerónimo Abreu con uno de los atuendos realizados por Guarnizo para su caracterización de Bolívar.

A raíz de ese recorrido durante 3 años, Diego brincó a Bicapital el año pasado cuando presentó la colección Epifanía, organizado por Inexmoda. “A partir de ahí se me abrieron los caminos. Llegó la pandemia, que aunque parezca increíble,  me ayudó a posicionar mi marca. Creo que el gran aplauso se lo llevó en Colombiamoda que este año se hizo virtual y en este mes de octubre abrí la pasarela con la colección La Subienda en Ixelmoda de Cartagena”.

AFERRADO A LOS ARTESANOS

En el inicio de la crisis sanitaria mundial, a Guarnizo le tocó hacer tapabocas y hasta uniformes antifluidos para no quedarse con las manos cruzadas, lejos de pensar que con el paso de los días vendería Online muchos de sus creaciones de moda. También se vinculó a #vistetedecolombia,  una iniciativa que nació en plena pandemia para ayudar a empresas nacionales y apoyar el trabajo de las marcas hechas por manos colombianas.

Una de las propuestas de su colección Origen presentada en el Bogotá Fashion Week 2020.

“Yo sigo creyendo en lo ancestral, lo tradicional. Si queremos hablar de la moda colombiana de lujo, de la historia de la moda nacional, tenemos que remitirnos a nuestras artesanías. Porque en cada región del país hay un artesano. Yo me aferro a ellos, a sus historias y cómo es esa magnífica técnica de fabricar y elaborar objetos a mano que hacen”.

Según él, el Concurso Nacional de Belleza, para el cual trabajó como director de arte durante 26 años, hasta convertirse después en la mano derecha del presidente Raimundo Angulo, fue el que honró las artesanías premiando en ‘Colombia, un país hecho a mano’ el mejor vestido artesanal.

En un vestuario de época para telenovelas y seriados, el diseñador también recurre a la artesanía colombiana.

EN LAS MEJORES PRODUCCIONES

Más que su experiencia en el reinado de Cartagena, ha sido la televisión la que le dio el empujón para involucrarse en la industria de la moda.

Siendo muy joven, su primer trabajo en la Tv como asistente de vestuario, fue en la serie La casa de las dos palmas, donde conoció a su maestro Iván Martelo.

Estando en esas, haciendo sus pinitos, creó una empresa junto con su compañero de trabajo en algunas series, Germán Lizarralde, conocido por la creación de escenografías. Le propuso montar Guarnizo-Lizarralde que  nació en la época que surgieron los canales privados. Uno de los logros de esa empresa es que se ha encargado de profesionalizar en el país el trabajo de vestuaristas y utileros. Este dúo ya lleva 20 años trabajando, y hoy, hace parte de la historia de la televisión colombiana con ocho premios Indias Catalina, entre otras distinciones. 

De todas las producciones ¿cuál le ha marcado más?

Tengo cuatro. La primera es La casa de las dos palmas, que considero el clásico de la televisión colombiana. Le siguen La otra mitad del sol, Escobar, el patrón del mal y la cuarta Bolívar.

¿Qué tan dispendioso es hacer un vestuario de época como, por ejemplo, en la serie Bolívar?

-Hay que estudiar mucho, hacer una investigación profunda y hacer trabajos de campo. También está el proceso de tomar medidas, buscar las telas, adornos; luego las pruebas de los atuendos. El reto es lograr, en el caso de Bolívar, hacer un vestuario contemporáneo. Ponerlo más cercano a las nuevas generaciones que de pronto no conocen. Pero no te imaginas el trabajo tan tenaz que se hizo en Reina de Indias y el Conquistador que ha tenido mucho éxito en Netflix. Esta serie es una adaptación de la historia de un conquistador que se enamoró de una india llamada Catalina. Más que su carácter histórico, aquí prevalece el amor.

Y la bionovela sobre Carlos Vives, ¿cómo va?

– Seguimos trabajando en esa serie Pescaito’ pero tuvimos que parar debido a la pandemia.

Hay quienes critican este tipo de producciones…

– Es otro género que nació desde que se hicieron las telenovelas Escalona y  Rafael Orozco, y terminan siendo inspiradoras, no tan melodramáticas, desde mi punto de vista. En el sentido de que cuentan la historia de artistas y músicos que comenzaron desde abajo y se convirtieron en ídolos. Las series biográficas han venido tomando fuerza en los últimos años de la Tv del país, tanto, que han logrado liderar el rating.

+ Noticias


Me lo dijo Fanny
¡Adiós a las ojeras!
El triste final del Jumbo Kingdom, el gigante flotante de Honk Kong
Los libros y la disciplina me salvaron: César Lorduy