Personaje / 16 de enero de 2021

Jaime Amín: el embajador de Emiratos Árabes con la camiseta puesta por Colombia

El embajador Jaime Amín con el jeque de Dubai, en una de sus tantas reuniones en esa ciudad de Emiratos Árabes.

Zoraida Noriega

El diplomático de corazón barranquillero habla de las buenas relaciones que ha logrado en esa nación del Oriente Medio. “Ningún país en el mundo ha ayudado tanto al nuestro en la pandemia”, dijo a MiREDVista. 

El abogado Jaime Amín, embajador de Colombia en Emiratos Árabes Unidos, estuvo en Barranquilla pasando el fin de año al lado sus familiares y también para hacer entrega de otra “megadonación” de ese país a Colombia para la lucha contra la COVID-19.

En plena sesión como embajador de Colombia.

Con MiREDVista habló de de su vida al otro lado del mundo, donde reside con su esposa Claudia Betancourt y sus dos hijos, pero sobre todo de lo que ha sido su gestión como diplomático aduciendo que “Emiratos ha pechichado mucho a Colombia, pues hoy el nivel de relacionamiento con nuestro país ha sido de alto nivel. Se ha visto reflejado en las ayudas que nos ha brindado”. 

Nació en Magangué, Bolívar, pero barranquillero de corazón porque aquí ha vivido toda su vida, Amín es un hombre tranquilo y afable. Sus cabellos canos, que luce con vanidad, no contradicen su buena apariencia física que cuida jugando tenis todos los días y haciendo ejercicios para evitar subir de peso, porque siempre ha sido comilón y por eso no sigue una dieta. Por estos días se siente orgulloso porque dentro de pocos meses será abuelo. No le cabe un tinto de la felicidad; su hija Valeria le dará su primer nieto. 

Con su esposa Claudia y sus hijos Valeria y Jaime.

Su carrera pública la comenzó a caminar con paso firme con varios gobernadores del Atlántico; después fue representante a la Cámara, alto consejero presidencial y Senador. Su talante político, como así lo reconoció el Congreso, sumado a su buen manejo en las relaciones públicas, lo llevaron al cargo que hoy ocupa. Sin embargo dice que su ascendencia árabe, por el lado de su papá, le sirvió mucho para que el gobierno Duque lo nombrara (agosto de 2019) como agente diplomático en Emiratos Árabes Unidos. 

Por invitación del gobierno de EAU, meses antes había viajado a ese país para conocerlo, “examinar el terreno” y las instituciones. También estuvo en la embajada, que sería su casa en Abu Dabi, la capital. En diciembre de 2019, una vez instalado en esa ciudad, sede del gobierno y uno de los siete emiratos que conforman el país, se puso la camiseta para trabajar por Colombia. 

“En lo personal y en lo profesional vivir en emiratos ha sido, sin duda, una experiencia interesante. Allá la gente es muy civilizada y respetuosa. La capital, por ejemplo, lleva dos años de ser considerada la ciudad más segura del mundo. Vivir en un país en donde todo es organizado y planificado da una ventaja muy grande. La cultura árabe es muy abierta al mundo. En los otros emiratos hay una gran disposición del Estado y de la empresa privada para abrir todos los mercados e incursionar en una diversidad de proyectos que es en donde estamos apostándole en Colombia, para que nuestra nación sea socia estratégica de ellos en Latinoamérica”. 

“Emiratos Árabes, como un país joven, que apenas cumple medio siglo este año, tiene una enorme potencialidad en todos los órdenes, sin duda está viendo a Colombia como punta de lanza para entrar con más fuerza en Latinoamérica”. 

Ha sido tal la generosidad del gobierno emiratí, dice Amín, que en Dubái, la ciudad futurista donde se encuentra la ultramoderna torre Burj Khalifa, esta saludó a Colombia con los colores de nuestra bandera. “Es sin duda una enorme ventaja por la vitrina comercial que representa ese icónico rascacielos. Se vistió de tricolor el 20 de julio y ahora el 31 de diciembre. Fue  un gesto simbólico que no le costó un peso a la Embajada”. 

¿Qué tanto le han golpeado los cambios de horario, cultura y el nuevo sistema de vida? 

-Eso molestó un poquito al comienzo, porque son 9 horas de diferencia y es obvio que se rompe mucho con lo que uno estaba acostumbrado. Por ejemplo, a uno le dan las 3 de la mañana allá trabajando porque tienes que estar conectado con Colombia por la diferencia de horario. Pero ya me ido acostumbrando (risas). 

¿Y en la alimentación?  

-Allá se come bien y uno encuentra de todo porque es un país multicultural, hay diferentes nacionalidades. Es uno de los países que va a marcar la pauta en el mundo en los próximos 30 o 50 años, porque todo lo hace bien. Lo que sí puedo asegurar es que la comida árabe de Barranquilla no tiene nada que envidiarle a la de los emiratos. Comparándola con la de allá, es de primer nivel, ¡y hasta mejor! 

¿Qué tan numerosa es la  colonia colombiana?  

-Hay una colonia que está creciendo. En emiratos hay como unos 6 mil colombianos, que trabajan en diferentes áreas.  

En la pandemia, Emiratos Árabes le ha hecho importantes donaciones a Colombia, ¿cómo lo ha logrado usted a través de la embajada? 

– Me atrevo a decir que Colombia está en el corazón de los emiratos. Hemos logrado un gran puente humanitario. Gracias a Dios hemos podido abrir esas puertas. Han ayudado a muchos otros países en el mundo, pero Colombia es el país que más han ayudado. Ya han hecho por ejemplo, importantes donaciones, más otras que estamos trabajando para San Andrés y Providencia. Entonces uno puede decir que las relaciones entre los dos países pasan por su mejor momento. Hemos traído 6 donaciones, que suman más o menos 90 toneladas métricas: de equipos, material biomédico y hospitalario, un laboratorio moderno que se le  entregó a la Universidad de Antioquia para el procesamiento de las pruebas del Covid, entre otros. Aparte de esto, hemos traído 3.200 ventiladores, 7 millones de tapabocas y gasa, trajes y termómetros. Es el país que más nos ha ayudado”.

¿Cuál ha sido la donación más grande? 

– Fueron 18 contenedores que tuvimos que  enviar por barco a Cartagena. Es una megadonación. Porque contiene una gran cantidad de equipos e insumos biomédicos y hospitalarios que se distribuirán en todo el territorio nacional. Con esta sexta donación queremos hacer dos cosas fundamentales: reforzar todos los departamentos del país, porque ya con las anteriores hemos llevado a 18 departamentos a través de gobernaciones y alcaldías, ahora queremos hacerlo en todo el territorio nacional. Y adicionalmente, vamos a entregar en cada una de las 132 cárceles material biomédico y equipos. 

¿Lo de las cárceles lo harán a través de una fundación? 

– Por supuesto. Eso lo estamos trabajando con la Fundación Acción Interna, que creó y dirige la actriz y empresaria Johanna Bahamón para ayudar a la población carcelaria. 

¿Qué papel tendrá Colombia en Expo Dubai? 

–Este año se va a llevar a cabo en noviembre la feria del comercio más importante del mundo, que es cada 5 años. Colombia aspira a jugar un papel protagónico. Tendrá un pabellón de casi 3.000 metros cuadrados, donde ha a poder exhibir su potencialidad y diversidad. A la apertura de esta gran vitrina asistirá el presidente Duque y ministros. Estoy tratando de reunir a un grupo de destacados empresarios para que conozcan de primera mano las oportunidades que ofrece Expo Dubai. Porque emiratos puede convertirse en un socio demasiado estratégico para Colombia. Por eso es que estamos trabajando muchos temas comerciales y de abrir productos y canales de servicios en ese país.  

Por lo que usted me dice, ¿entonces hoy que se han afianzado más las relaciones entre los dos países?  

-Yo diría algo importante que es verificable y objetivo. No hay ningún país en el mundo que haya ayudado tanto a Colombia como Emiratos Árabes; eso quiere decir que la Embajada que ha dado mayores resultados frente a este tema gracias a Dios ha sido la nuestra. Hemos podido abrir esos canales directos con la casa real emiratí para que hayan ayudado tanto a Colombia y visto con tanta generosidad a nuestro país y al gobierno del presidente Duque.  

Mohamed al Rashid, director de ayuda externa en la cancillería saludando al embajador Amín.

Si se le presentara la oportunidad de que lo ratifiquen ¿aceptaría? 

-Uno es un soldado de la causa del Presidente: donde él lo necesite a uno ahí estamos. Esta importante oportunidad que nos brindó el presidente Duque la hemos correspondido en su debida forma. Hoy por hoy, las relaciones con Colombia están en el punto más alto. Aunque suene pretencioso de parte mía, he aportado mucho el campo de acción que tenemos ahora mismo con emiratos. 

Una vez pase la pandemia, ¿seguirían las ayudas?  

-Claro, nosotros estamos llevando muchos productos que ya tenían visibilidad en el Medio Oriente, como frutas exóticas, el café y ropa de diseñadores, entre otros. Es mucha la oferta que Colombia le puede presentar a emiratos y al mismo tiempo esperamos que ellos miren a Colombia como una plataforma de inversión para Latinoamérica. Pienso que puede convertirse en un socio demasiado estratégico para nuestro país. Por eso es que estamos trabajando muchos temas comerciales y de abrir productos y canales de servicios en ese país. 

+ Noticias


El aceite de argán y su gran valor en la cosmética
Cantarranas, el pueblo selfi que atrae la mirada de turistas
FaceApp o el reto de envejecer en un abrir y cerrar de ojos
Juan Carlos Guinovart lleva su pasión por el mar a la buena mesa